Programa Spinup de creación de empresas

spinoff@unizar.es | Telf. 976 762 848

imagen cabecera
Programa Spinup de creación de empresas

El Ganchillo Social: Innobarrio

               El Ganchillo Social

Os voy a hablar de cosas que pasan por sí mismas, movimientos que no se pueden controlar, que emergen de la ciudadanía como si de una planta que brota en medio del asfalto de tratase. Empezando con tres ejemplos en los que desde redes vecinales formadas por personas y recursos, se ha luchado por transformar sus barrios, y se ha reclamado a la administración reconocimiento y apoyo.

El primero de ellos surge en Granollers,  cuando los y las comerciantes del centro ante la falta de clientes, deciden reunirse para buscar juntas soluciones. Así, piden la peatonalización de las calles, ponen sillas en los comercios, dan agua a quien la pide, hacen jornadas con música y llenan las calles de vida. En definitiva, colaboran por crear un comercio local, cercano, amable y que cuida a las personas.

“Social Street” se origina en Bolonia, la idea surge de Federico Bastiana que acostumbrado a vivir en pueblos, descubre la impersonalidad de las ciudades cuando se traslada a Vía Fondazza. Aquí, decide celebrar su cumpleaños e invitar a todo el vecindario. A partir de ahí, crean un grupo de Facebook que sirve a las personas de la Vía para conocerse, establecer vínculos, compartir necesidades y recursos, intercambiar horas (fontanería, albañilería, costura, idiomas, …) y convivir de manera natural. Actualmente  “Social Street” se ha replicado en Barrios de todo el mundo.

El tercero es un proyecto del barrio madrileño de San Cristóbal de los Ángeles, en el que agentes sociales y vecinales trabajaron y crearon una plataforma para reactivar de manera colectiva una zona en desuso, citando al colectivo Basurama “reinventamos su función y uso, construyendo un espacio urbano sugerente por y para los jóvenes y vecinos del barrio”.

Lo llamaron Autobarrios y ha seguido consolidándose y creciendo, desde la confianza y los lazos relacionales. Se ha fortalecido la red de recursos locales y el tejido social del barrio el sentimiento de pertenencia y el compromiso con el entorno (ver vídeo).

En estos ejemplos vemos cómo aparece el Barrio con mayúscula, como punto de partida y punto de fin. El Barrio con personalidad, con alegría y con fuerza. Desde el proyecto Innobarrio se van a potenciar, acompañar y apoyar procesos similares en Zaragoza.

Tomando el espacio público de los Barrios como escenario, y respetando la subjetividad de cada proceso, dialogaremos entre asociaciones vecinales, comercios, centros educativos, de juventud, de tercera edad, vecinas y vecinos, ... Para juntas proponer y realizar acciones conjuntas.

Rutas escolares, huertos urbanos, mercadillos de trueque, bancos del tiempo, guarderías autogestionadas, zonas de lactancia, ....y es que con Participación, me refiero al resultado de las sinergias entre las personas, que se auto-organizan para hablar de sus problemas y hacerlos comunes, que se implican en su solución desde lo colectivo, desde el compartir y el re-aprovechar.

Pero no estamos inventando nada, seguramente nuestras personas mayores sean quienes más nos puedan hablar de redes vecinales y de ayuda mutua, pero con el crecimiento de las ciudades, las sociedades hemos tendido al individualismo. Es por eso que El Ganchillo alude a reforzar el tejido social desde o relacional y lo cercano. Resaltar la necesidad de empezar desde abajo.

Porque al conocer a tus vecinas/os creas un capital de convivencia, de tolerancia y de ayuda, así es como descubres que alguien te puede echar una mano con clases de cocina, de baile, o de idiomas mientras tú le cambias una bombilla o le enseñas a pintar.

Al relacionarte compartes inquietudes, necesidades y problemas, que muchas veces son comunes. Desde aquí participar será nuestro mecanismo para reclamar que las respuestas públicas se adecuen a las necesidades reales de la población.

Lucharemos contra la rigidez institucional que a veces limita el margen de maniobra y frena los procesos que vienen de la población en lugar de potenciarlos. Por eso con este proyecto reclamamos la necesidad de políticas públicas que la refuercen y promuevan la acción ciudadana.

Empezando desde el distrito del Rabal y pero abierto a toda la ciudad, Innobarrio será una herramienta para articular proyectos de manera colectiva, nacidos del interés común y la implicación en los asuntos públicos.

¿Tienes ideas que proponer? Si te apetece sumar, aportar, hacer, deshacer, reapropiarte del espacio urbano, gamberrear, diseñar y aprender en común anímate a formar guerrilla. Además, de las actividades semanales, mensualmente habrá talleres de “Comunidad Abierta” en los poder invitar a experiencias de otros lugares, crearemos proyectos que os apetezcan, e iremos llenando de contenido juntas. Y publicare(mos) un post con contenidos que se vayan produciendo en nuestro rodaje.

Este proyecto se enmarca dentro del programa MIE, puesto en marcha por la Universidad de Zaragoza con la colaboración del Ayuntamiento de Zaragoza.