Programa Spinup de creación de empresas

spinoff@unizar.es | Telf. 976 762 848

Programa Spinup de creación de empresas

Electro Kalinka y el buen humor en la cultura

 

 electro kalinka

.- Presentadora: » ¿Se te está dando bien?»

.- Alumno taller Electro Kalinka: «Sí, la verdad es que es muy intuitivo.»

.-  P: «Me imagino que al apuntarte en este curso habías pensado que lo ibas a utilizar para algo, ¿o no?»

.- AtEK: «Pues la verdad es que no, pero ahora que sé cómo funciona es posible que sí.»

.- P: «¿Y para qué se te ha ocurrido?»

.- AtEK: «Pues… para… asustar a mis vecinos, por ejemplo.»

.- P: «¿Cómo?»

En Electro Kalinka no queremos engrosar la larga lista de cosas-que-molestan en un vecindario, pero reconocemos una buena salida. Y esta lo es. Las cerca de noventa personas que han pasado por alguno de los seis talleres para enanos, gigantes y demás gente elegante del proyecto Electro Kalinka saben que uno de los pocos requisitos que teníamos era el buen humor.

Como este post es veraniego, vamos a dejar para el siguiente el manifiesto por un «festival de las luces» en Zaragoza. En su lugar vamos a comentar las mejores jugadas en los medios en los que ha aparecido el proyecto MIE. Entre otras cosas, porque cada vez somos más.

 

La primera aparición de Electro Kalinka en la tele (aparecemos sobre las dos horas de programa) nos dejó momentos como el arriba citado, pero no fue el último, ya que se puedo ver a la presentadora charlando con Edu Cortina, un maestro en esto de las visuales, y que en un tiempo récord fue capaz de enseñar no solo MadMapper, sino todo una serie de recursos para que quien quisiera pudiera dejar su imaginación run wild.

 

Lo cierto es que no solo nos quedamos en la tele. También en «Ágora», el programa de ciencia y tecnología de Aragón Radio, donde se interesaron por los festivales de las luces, las posibilidades de organizar uno en Zaragoza al estilo de lo que ocurre en las grandes capitales del mundo.

Y por último, aunque pequeñita, la reseña en el Heraldo de Aragón  de que algo se empieza a mover. Quién sabe, quizá la próxima ya podamos hablar de un artículo más en detalle. Pasito a pasito, la palabra de mucha gente se abre camino.

Cierto es que se trata de un proyecto modesto, y que no precisa de grandes fuegos artificiales. Probablemente tenga también un lento crecer, casi orgánico. Pero se saborea más, tiene un gusto lleno de matices, tiene por contra una vida larga.